Este sitio usa cookies. Algunas de las cookies que usamos son esenciales para que operen partes del sitio y tal vez ya hayan sido puestas en marcha. Puede borrar y bloquear todas las cookies del sitio, pero partes del mismo no funcionaran. Para saber mas acerca de las cookies de este sitio web, vea nuestra política de cookies .
Acepto las cookies de este sitio  

Menú

Fundamentos PEDAGÓGICOS

Menú

Surge en mí ser madre de día por la necesidad de dar un lugar a los niños donde puedan ser acompañados respetuosamente, dándoles el tiempo necesario y ofreciéndoles el espacio adecuado para que puedan por si solos desarrollar todas las capacidades que traen desde su nacimiento.

A través de mi experiencia como madre nació la necesidad de buscar algo diferente para mi hijo, una manera de educar donde hubiera algo más de lo que hasta ese momento conocía. Así fue como encontré la pedagogía Waldorf, me formé durante tres años y descubrí esa manera de educar con la que me siento totalmente identificada. La pedagogía Waldorf se basa en el profundo conocimiento del ser humano, así podemos entender al niño en cada momento de su vida y brindarle todo lo necesario para que su desarrollo sea integral. Además siento una gran afinidad con las aportaciones de Emmi Pikler sobre el desarrollo independiente del movimiento infantil. Por mis conocimientos adquiridos hasta este momento y por mi experiencia profesional, estos son los principios pedagógicos por los que me rijo:

El niño al nacer trae consigo todas sus capacidades

Por eso más que enseñar yo considero que hay que acompañar y ofrecer al niño espacios, materiales y experiencias que le ayuden a desarrollar estas capacidades.

Confiar en el niño es fundamental

El niño debe sentir que las personas que están a su lado confían en el. Por eso no coartaremos sus iniciativas a la hora de actuar, de tal modo que si no consigue su objetivo siempre tendrá un resguardo que le de fuerza para volver a intentarlo.

El ritmo de cada niño es diferente

No hay dos niños iguales, por eso daremos a cada uno el tiempo que necesite, sin caer en comparaciones.

El entorno que rodea al niño

Para comprender al niño tendremos que conocer y comprender su entorno. Sin juzgar acompañaremos de la mejor manera posible no solo al niño, sino también a su familia.